ASUNTO: FP01-P-2006-000607
SENTENCIA ABSOLUTORIA CON JUEZ UNIPERSONAL

CAPÍTULO I
Juez Primero en Función de Juicio
SANDRA AVILEZ

Secretaria de Sala SOFIA RENDÓN

Fiscal Tercero del Ministerio Público
MARÍA GUAIQUERIMA

Víctima MANOLA BUSTILLOS MENDOZA
Hecho ROBO AGRAVADO EN GRADO DE COMPLICIDAD

Acusado GERARDO JAVIER PRONIO TORRES, venezolano, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad Nº 10.044.102, domiciliado en el Barrio Negro Primero, calle Urimán, casa N° 15, ciudad Bolívar, estado Bolívar

Defensor Privado NORBERTO BAPTISTA



Siendo la oportunidad legal para dictar Sentencia en el presente Juicio, este Tribunal procede a hacerlo a tenor del Articulo 365 del Código Orgánico Procesal Penal.

CAPÍTULO II
HECHOS Y CIRCUNSTANCIAS QUE CONSTITUYEN
OBJETO DEL DEBATE

En fecha catorce (14) de febrero del año 2007, siendo las 10:00 de la mañana, previa verificación de las partes, se dio inicio al Juicio Oral y Público en la presente causa, procediendo el Ciudadano Fiscal Tercero del Ministerio Público, Abogada María Guaiquerima a ratificar la acusación presentada en su oportunidad por ante el Tribunal de Control, la cual fue admitida y en tal sentido dijo “Los hechos ocurridos el día 22-03-06, aproximadamente a las 09:00 am. deja constancia la funcionario Cabo Primero Torrealba Mayerling, que encontrándose de servicio a bordo de la Unidad P-003, conducida por el Agente Francisco Padrino en el momento cuándo se desplazaban por la avenida 17 de Diciembre a la altura del Centro Comercial Angostura, avistaron a dos efectivos de la Guardia Nacional de Venezuela, los cuales seguían en veloz carrera a dos sujetos y al avistar a la Comisión Policial le señalaron un vehículo de color rojo el cual venía circulando por la Calle lateral al local comercial de venta de comida rápida Wendy, al cual interceptaron atravesándole la Unidad Policial dándole la voz de alto a sus ocupantes quien se detuvo de inmediato. Acto seguido una vez asegurado el conductor del vehículo, se precedió a prestar apoyo a los efectivos de la Guardia dando captura a los otros dos sujetos que huían del lugar, a varios metros del lugar específicamente en el estacionamiento del Centro Comercial Angostura se procedió a realizar el registro corporal de los sujetos a quien se le incautó un arma de fuego, tipo pistola, marca Prieto Bareta, calibre 380, contentiva de 12 cartuchos sin percutir a quien se le identificó como Pedro Misael Castillo Carvajal, el otro ciudadano fue identificado como Carlos Alberto Campos Archivol, a quien se le incautó un equipo celular marca Motorola C212 y una cadena de metal color amarillo con una esfera pequeña de presunto oro, el conductor del vehículo fue identificado como PRONIO TORRES GERALDO JAVIER, dicho vehículo es propiedad del referido ciudadano procediendo posteriormente a efectuar el registro del vehículo encontrándole en el interior del mismo específicamente en la parte trasera y en la maletera un CPU PLV 28, con copiadora de DUD FLOPPY 3 1/2, disco duro 8266, memoria 256 un teclado A4 TCH, un monitor SUGASYNC, MASTER 93S, marca Samsung, un computador portátil IBM. En el lugar de los hechos se entrevistaron con una ciudadana que se identificó como Manola Josefina Bustillos, quien dijo ser propietaria del local comercial Multiservicios Computacionales MB, ubicada en la avenida 17 de Diciembre, Centro Comercial Angostura, local B-5, quien nos indicó que los sujetos antes mencionados habían irrumpido en su establecimiento logrando amarrarla sustrayendo varios equipo de computación del local comercial por lo que se procedió practicar la aprehensión de los referidos ciudadanos”. Informó al Tribunal que los Ciudadanos Pedro Misael Castillo y Carlos Alberto Campos admitieron los hechos, por lo que solicita el enjuiciamiento del Ciudadano Gerardo Javier Pronio Torres, por el delito de Robo Agravado en Grado de Complicidad, previsto y sancionado en el artículo 458 en concordancia con el 84 numeral 1º ejusdem.

La defensa en su oportunidad expuso: “Escuchada la acusación presentada por el Ministerio Público, esta defensa rechaza los fundamentos que pretende utilizar para lograr una condena, nuestra norma adjetiva penal establece que nadie debe ser castigado como reo de delito y desde el inicio existe la declaración de uno de los acusados quien en la audiencia preliminar manifiesta que mi defendido no tenia nada que ver en los hechos, y la responsabilidad penal es individual, los otros acusados quienes fueron contestes en sus declaraciones manifestaron ser los responsables de los hechos en los cuales los funcionarios practicaron su aprehensión, les manifestaron cuales eran los motivos por los cuales se encontraban allí, la presunción de inocencia radica en que mi defendido siempre ha declarado y sostenido su desconocimiento de los hechos, por lo que esta defensa en el desarrollo del debate va a desvirtuar las pruebas y lograr una sentencia absolutoria, por cuanto se va a demostrar la no autoría del delito acusado, por lo que ratifico la inocencia de mi defendido la cual demostraré en el presente juicio”.

El Tribunal impuso al acusado del Precepto Constitucional inserto en el artículo 49 ordinal 5° de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y este sin juramento expuso lo siguiente: “No deseo declarar en este momento, deseo hacerlo más a delante”.

Seguidamente el Tribunal declara abierto el lapso de recepción de las pruebas de conformidad al artículo 353 del Código Orgánico Procesal Penal y se llamó a declarar a la Testigo BASANTA ZERPA YESENIA, portadora de la Cédula de Identidad Nº 8.898.626, a quien se le tomó juramento de ley y se le impuso de las normas sobre el falso testimonio y la misma expuso lo siguiente: “Soy comerciante, vivo en Los Próceres, manzana 13, Calle 12, no tengo parentesco con el ciudadano estaba en esos días en una constitución de una cooperativa y me exigían que debía tener un contador por lo que me dirigí al edificio selecciones a la Oficina de Contadores Carmona y Asociados, me iba a entrevistar con el señor Francisco Morillo, la Señora Claret me recibió en la puerta, estábamos conversando y de repente escuchamos unos gritos y venía una señora gritando, descalza y la señora Claret le pregunta qué te pasa Manola? y ella dijo me terminan de atracar unos tipos, la señora le dijo al guardia que esta en la fiscalía superior y bajaron en veloz carrera, nosotros también bajamos íbamos detrás de ella, nosotros nos metimos por la parte de adentro del restaurante que está en el edificio en la planta baja, entonces estaba el carro parado allí afuera y vimos como el guardia se acercó al carro y les apuntó con un arma de fuego, habían dos personas mas uno gordo y uno mas delgado ambos estaban montados dentro del vehículo, al dueño del taxi lo esposaron”. Se sometió al interrogatorio de las partes y a preguntas formuladas por el Ministerio Público contestó: “Los hechos ocurrieron el 22-03-2006 de 9:00 a 9:15 de la mañana/ el local quedaba en el edificio selecciones, en la avenida 17 de diciembre/ iba a buscar un contador en Carmona y Asociados/ si, vi a una señora que venía corriendo sola y descalza, dijo me terminan de atracar unos tipos/ el guardia apuntó al piloto y lo bajo del carro luego bajó a los demás/ sacaron dos computadoras creo/ el señor dueño del carro decía que no tenía nada que ver/ en la parte del copiloto, era visible del tablero el fanal de taxi/ si, estaba visible/ no estaba puesto arriba pero si se veía la luz de taxi/ no vi pistola, estuve viendo desde que los esposan y se los llevan”. A preguntas formuladas por la defensa contestó: “No presencié persecución de vehículos/ el vehículo estaba ubicado frente a la clínica santa ana frente al restaurante/ no, nunca realizaron los efectivos persecución/ habían tres personas dentro del vehículo/ salió el guardia, la señora y luego nosotros/ el guardia lo apuntó con el arma de fuego, los bajaron y los esposaron/ el vehículo se que era de color rojo, de cuatro puertas, pequeño/ el único que hablaba era el piloto y decía que el solo hacia su trabajo, que no tenia que ver con eso, decía que era taxista”.

La siguiente testigo llamada a declarar es la víctima Ciudadana MANOLA BUSTILLOS MENDOZA, portadora de la Cédula de Identidad Nº 12.515.402, a quien se le tomó juramento de ley y se le impuso de las normas sobre el falso testimonio y la misma expuso lo siguiente: “No recuerdo la fecha exacta llegue a mi negocio y había una persona esperándome, le dije que esperara un momento que debía hacer unas llamadas prender los aires y los equipos y que luego lo atendería, lo reconocí porque años atrás el me había comprado un equipo, en lo que yo le abro la puerta y me agacho el me apunta con una pistola y me dice Manola, me pagaron para que te diera una paliza, yo le dije que por favor no me lastimara que yo tenia un niño pequeño, entonces me amarro las manos y los pies con tirro de embalaje y me sentó en una silla en un rincón, sentí que abrieron la puerta y se comenzaron a llevar todo lo que tenía, fueron embalando todo, la segunda persona me dijo no llores si te portas mal el gordo te va a pegar, entonces escuché que uno le dijo al otro apúrate que el señor esta impaciente se quiere ir, entonces él me dijo en 10 minutos va a subir el conserje nosotros le vamos a decir que tu estas aquí, entonces el otro vino y me quito la cadena y fue cuando le vi el rostro, cuando sentí la reja y no escuche mas ruido, estaba todo en silencio, me quite el tirro de las manos y los pies y salí corriendo porque habían dejado pegada la llave de la reja por la parte de afuera tal y como yo la había dejado, llegué corriendo a la fiscalía superior donde se que esta un funcionarios de la guardia nacional descalza y le dije que me habían atracado y que se habían llevado todos los equipos, bajamos en veloz carrera y el conserje estaba limpiando entonces le pregunté que dónde estaban los tipos que habían bajado las cajas y me dijo que en un carro que estaba estacionado frente a la cafetería un carro rojo, entonces el funcionario bajo y los enfrentó, se le paro al chofer del vehículo y lo apuntó con un arma de fuego y es cuando los bajan que visualizo al señor Pronio”. Se sometió al interrogatorio de las partes ya preguntas del Ministerio Público contestó: “Primero llego uno luego llego el otro/ hacia como dos años que lo había visto, él me había comprado un equipo/ el segundo lo vi cuando me quito la cadena, eso fue a las 9:00 de la mañana/ sacaron varios equipos unas computadoras portátiles, 2 de escritorio, una copiadora, un CPU, etc., salimos hacia la salida del edificio de Multimarket, él nos dijo que el chofer estaba del lado de la cafetería, el señor Pronio era el chofer, Misael era el copiloto y el otro iba en la parte de atrás, el conductor era el señor Pronio, no observe ningún aviso de taxi”. A preguntas formuladas por la defensa contestó: “Uno le dijo al otro, el señor se quiere ir, no llamo a nadie por su nombre, no hubo persecución, no estaba cerquita del taxi, estaba lejos observando todo, entraron dos personas a mi local, yo iba caminando hasta el restaurante y ellos estaban por la parte del estacionamiento”.

Seguidamente fue llamado a declarar el Testigo ANDRÉS GUARÍN MENDOZA, portador de la Cédula de Identidad Nº 8.873.503, a quien se le tomó juramento de ley y se le impuso de las normas sobre el falso testimonio y el mismo expuso lo siguiente: “El 22-03-2006 el señor Luís y yo estábamos reunidos en el cafetín del edificio selecciones porque había una propuesta de hacer unos planos y queríamos hacer un reconocimiento y como yo siempre me iba a desayunar allí le dije para encontrarnos en ese sitio, yo trabajo en la librería Vista Hermosa, como ya se hacia tarde y habíamos conversado vimos un taxi que estaba parado frente a la cafetería y el señor se bajo entró al cafetín y pidió un refresco, el señor Luís le pregunto que si nos podía llevar y el señor le dijo que no podía que estaba ocupado que esperaba a unas personas y cuando regreso al taxi le arrancó la lengüeta de taxi y la colocó en el tablero”. Se sometió al interrogatorio de las partes y a preguntas del Ministerio Público el testigo contestó: “Al rato venía una señora corriendo y gritando que le habían atracado y en eso un Guardia Nacional que venía con ella, le dijo al chofer del taxi quieto/ una patrulla de la policía llego y lo trancó, lo esposaron y lo pusieron en la acera/ había un moreno, uno más blanco pelo liso, y el chofer era un señor moreno pelo liso/ eso fue como a las 9:00 de la mañana/ si, Luís Zerpa le solicitó una carrera y él le dijo que ya estaba ocupado esperado a alguien/ lo vimos después que salimos, que vino un ciudadano y le solicitó que abriera la maleta del carro éste la abrió pero no escuche la conversación/ el chofer luego de que lo detuvieran decía que no tenia nada que ver con los hechos/ la señora que fue atracada era una señora de piel blanca y gritaba que la había robado”. A preguntas de la defensa el testigo contestó: “Si él (refiriéndose al acusado) dijo que no tenia nada que ver con los hechos/ se paró frente al restaurante que da a la clínica/ estaba solo cuando llegó/ retiró la lengüeta de taxi del vidrio y la puso más abajo/ no hubo ninguna persecución/ la policía llego en el momento en que ellos iban saliendo/ lo detuvo y lo echó al suelo/ todos tenían una actitud nerviosa y pusieron las manos arriba/ el chofer era una persona robusta de contextura clara”. A preguntas del Tribunal el testigo contestó: “Primero habló el taxista diciendo que no tenía nada que ver con los hechos y luego lo esposaron y lo tiraron al suelo”.

El siguiente medio de prueba es el Testigo LUÍS ISMAEL BASANTA ZERPA, portadora de la cédula de identidad Nº 8.898.657, a quien se le tomó juramento de ley y se le impuso de las normas sobre el falso testimonio y el mismo expuso lo siguiente: “Estábamos como a las 8:40 de la mañana, Andrés y yo reunidos para conversar en Le Petitt nos desayunamos, nos comimos unos pastelitos, unos jugos y después de tener rato allí vimos que llego un taxi de color rojo, cuatro puertas y se estacionó, al rato el señor entró y dice que por favor le den un refresco, como decía taxi yo le solicito una carrera y me dijo que estaba ocupado y al regresar al vehículo quito el anuncio de taxi y lo puso en el tablero, en eso un chamo con una caja la metió en el baúl del carro, él y otro se montaron en el taxi y vino un efectivo de la Guardia Nacional y saca una pistola y apunto al chofer y lo tiro al suelo y lo dejo allí, el señor dijo que el estaba haciendo su función de trabajo, yo enseguida le dije a mi amigo vámonos de aquí, cuando nos íbamos venía la señora gritando que la había atracado, dijo me atracaron”. Se sometió al interrogatorio de las partes y a preguntas formuladas por el Ministerio Público contestó: “Si fuimos a vernos en ese lugar, porque yo compraba la prensa todos los días por allí, no, el dueño del vehículo entró y pidió un refresco y le pedimos la carrera, venía solo él se bajo solo del vehículo, le quito el fanal de taxi, no me di cuenta si llegó con ellos al lugar o llego solo, pero yo lo vi solo, luego vi a un flaco moreno y vi a uno más gordo y más grande que yo, el primero estaba metiendo unas cosas en el baúl del carro, no vi a los sujetos pedirle la carrera, no vi bajarse a nadie del vehículo con él, salí del restaurante, eran tres sujetos, vi la primera caja, no vi arma de fuego, habían varias personas desayunando, el chofer decía yo no tengo nada que ver estoy cumpliendo con mi trabajo, y la señora decía me atracaron, me atracaron”. A preguntas formuladas por la defensa el testigo contestó: “Llego el taxista y le pedí la carrera y me dijo que estaba ocupado, quipo el fanal de taxi y lo pasó al tablero, el guardia llegó apuntándole, el conductor estaba estacionado, el chofer decía no tengo nada que ver estoy cumpliendo con mi función”. A preguntas del Tribunal contestó: “No visualice nada más después de los hechos”.

Seguidamente el Tribunal llamó a declarar a la Testigo Cabo Primero de IPOL Bolívar Ciudadana MAYERLING TORREALBA, portadora de la cédula de identidad Nº 11.171.330 a quien se le tomó juramento de ley y se le impuso de las normas sobre el falso testimonio y la misma expuso lo siguiente: “El 22 de febrero, nos desplazábamos por la avenida 17 de diciembre al pasar junto al centro comercial angostura me hacen seña y por la parte de la avenida lateral de este lado capturo un sujeto y procedo a realizarle el cacheo de rutina procediendo a encontrarle al mismo una pistola vereta 380, se revisó el vehículo y se localizó la mercancía sustraída y le estaban quitando unos tirros”. Se sometió al interrogatorio de las partes y a preguntas del Ministerio Público la testigo contestó: “Eso fue el 22 a las 12:10 del medio día/ habían dos guardias en veloz carrera detrás de dos sujetos y nos hacen señas de que había un vehículo/ el alto gordo tenía la pistola/ los llevamos al comando/ los objetos eran computadoras, teclados, y demás equipos de computación/ en el carro había una sola persona que dijo que trabajaba de taxi/ no tenía fanal de taxi/ a uno solo se le consiguió el arma de fuego al otro nada/ la señora gritaba del balcón/ realicé este procedimiento con el compañero Francisco Padrino/ uno de los sujetos manifestó que el señor le estaba haciendo una carrera”. La defensa no pregunto a la testigo. A preguntas del Tribunal la testigo contestó: “De la parte de arriba creo que es como la azotea la víctima gritaba y decía que la habían robado, y dos guardias uno de la fiscalía y otro que venía a traer un oficio a la fiscalía corrieron tras los sujetos”.

El siguiente testigo llamado a declarar es el Cabo Primero de IPOL Bolívar Ciudadano FRANCISCO ANTONIO PADRINO HIDALGO, portador de la cédula de identidad Nº 10.574.067, a quien se le tomó juramento de ley y se le impuso de las normas sobre el falso testimonio y el mismo expuso lo siguiente: “Veníamos pasando por los lados de selecciones cuando avistamos a un guardia nacional corriendo tras unos sujetos, por lo que procedimos a prestar apoyo y los interceptamos, corrió mi compañera a brindarle apoyo al guardia, yo baje al ciudadano que se encontraba en el vehículo y al abrir la maleta del carro habían gran cantidad de artefactos de computación”. Se sometió al interrogatorio de las partes y a preguntas del Ministerio Público el testigo contestó: “Los avistamos de la intercepción del semáforo de Wendys, vimos cuando corría el funcionario tras los sujetos, y el vehículo taxi venía en marcha, se encontraron varios objetos de computación, eran tres sujetos en total, a uno de ellos se les decomisó un arma de fuego, el señor del taxi decía que andaba solo, que era una carrera, que eso no era de él, no observé calcomanía de taxi”. A preguntas de la defensa contestó: “El taxista dijo que estaba haciendo una carrera”.

Seguidamente el Tribunal procedió a instruir a la secretaria de sala a los fines de verificar si fuera de la sala de juicios hay expertos o testigos, manifestando el cuerpo de alguacilazgo que no hay nadie más fuera de la sala. En razón de ello el Tribunal le concede el derecho de palabra al Ministerio Público quien expuso lo siguiente: “Esta representación fiscal de conformidad con lo establecido en el artículo 335 ordinal 2º de la norma adjetiva penal solicita la suspensión del presente juicio y solicita un tiempo prudencial en razón de que los funcionarios del C.I.C.P.C. fueron cambiados a San Félix haciendo muy difícil su comparecencia”. Seguidamente la defensa manifestó lo siguiente: “La defensa no tiene ninguna objeción”. Escuchadas las exposiciones de las partes este Tribunal suspende el juicio para el día 22-02-2007 a las 2:00 de la tarde, quedando notificadas de conformidad con el artículo 336 del Código Orgánico Procesal Penal.-

En fecha 22 de febrero del año 2007, se constituyó el Tribunal y dio continuación al juicio, procediendo con la recepción de pruebas fue llamado el testigo LUIS ENRIQUE RIVAS CARPIO, portador de la Cédula de Identidad Nº 8.881.232, Militar activo de la Guardia Nacional a quien se le tomó juramento de ley y se le impuso de las normas sobre el falso testimonio y el mismo expuso lo siguiente: “Me encontraba con otro funcionario en la Fiscalía Superior y vimos a una señora que venía amarrada de manos y boca, y dijo que la habían robado y que los sujetos estaban allá abajo, acudimos al auxilio de la misma y detuvimos un carro con tres personas en el interior y fueron entregados a una comisión policial”. A preguntas del Ministerio Público el testigo contestó lo siguiente: “Temprano antes de medio día venía la señora corriendo por el primer piso diciendo que la acababan de robar, decía que iban hacía abajo y baje con el otro funcionario, baje donde me dijo la señora, y cerca del restaurante iban ya en el vehículo y sacamos a tres personas del mismo y esperamos a la policía para el apoyo/ le decomisaron una pistola a uno de ellos/ los objetos se encontraban en la parte de atrás/ ellos se rindieron al momento/ con relación al chofer no dijeron nada/la señora dijo los que me robaron fueron este y este, señalando a dos nada mas/ el vehículo no tenía fanal de taxi, era de color rojo o vino tinto/ no recuerdo si habían otras personas presentes/ yo baje y me metí por el supermercado y los agarre de frente, ya iban a llegar al semáforo”. A preguntas de la defensa el testigo contestó lo siguiente: “En el estacionamiento que esta del lado del restaurante hay tres puestos de estacionamiento/ hay una entrada lateral/ allí saliendo estaba el vehículo pero como había trafico cerrado no pudieron salir rápido/ el tráfico estaba pesado/ al momento uno no mide las consecuencias/ uno los detiene, los desarma/ no clasifiqué a nadie les dije a todos al suelo y boca abajo, a todos/ la señora me señaló a dos personas como las que fueron arriba/ no había visto al conductor previamente/ al momento llego una patrulla y se le entregó el procedimiento a la comisión policial/ si habían muchos curiosos y testigos por el tipo de zona que es muy concurrida y hay tráfico de transeúntes”. A preguntas del Tribunal el testigo contestó lo siguiente: “No los policías no tuvieron ninguna actuación en el lugar nosotros se los entregamos/ a los sujetos solo los detuve sin derecho a hablar”.

Seguidamente el Tribunal llamó a declarar al testigo DANNY ALEXANDER FARRERAS GUEVARA, portador de la Cédula de Identidad Nº 11.732.053, Agente de orden público a quien se le tomó juramento de ley y se le impuso de las normas sobre el falso testimonio y el mismo expuso lo siguiente: “Me encontraba en la entrada de la Fiscalía Superior y vi a una señora que venía entripada y manifestaba que dos sujetos la habían atracado, por lo que en compañía del otro funcionario procedimos a brindarle apoyo a la señora hasta la parte de abajo, vimos un coche de color rojo y dentro habían unos sujetos y fueron interceptados, posteriormente llego la radio patrulla los intercepto, procedimos a revisar a los sujetos y a uno de ellos se les decomiso un arma de fuego y en la maleta del vehículo equipos de computación”. A preguntas del Ministerio Público el testigo contestó lo siguiente: “No recuerdo la hora pero me encontraba en la entrada de la Fiscalía Superior/ estaba con el funcionario de la Guardia Nacional, conjuntamente con ella bajamos nosotros y un grupo de personas que se encontraban presentes/ bajamos por distintos sitios/ yo baje por la parte de selecciones, ya habían salido de la parte del frente del restaurante Le Petit y ya se encontraba el vehículo en marcha, al salir a la vía la señora dijo allí van, por lo que procedimos a interceptarlos y bajaron la velocidad, a parte de eso una patrulla de la policía atravesó el vehículo y los interceptó/ la víctima reconoció al copiloto y al que iba sentado en la parte trasera del vehículo/ el chofer no manifestó nada/ todos fueron requisados, la pistola se encontraba debajo del asiento del copiloto/ el vehículo no tenía fanal de taxi o no se le veía”. A preguntas de la defensa el testigo contestó lo siguiente: “El vehículo se desplazó sin alteración de alta velocidad/ específicamente el conductor se detuvo inmediatamente al ser interceptado/ en la detención el conductor no dijo nada, desconozco si posteriormente lo hizo/ Manola Bustillos manifestó que el copiloto y el que iba en la parte de atrás eran las personas que la habían robado/en plena interceptación del guardia y mi persona llego la policía/ todos en conjunto revisaron el vehículo/ no yo no lo revisé/ el funcionario de la Guardia Nacional si lo hizo, de hecho el fue quien decomiso el arma de fuego y la entrego a la comisión policial”.

Verificado por medio del Cuerpo de Alguacilazgo la incomparecencia de otros medios de prueba manifestando los mismos que no había nadie más fuera de la sala, por lo que el Tribunal habiendo constatado esta situación el Tribunal ordena de conformidad con lo establecido en el artículo 357 del Código Orgánico Procesal Penal la comparecencia obligatoria de expertos y testigos, en virtud que la audiencia pasada la Fiscalía solicitó la suspensión y fue acordada por el Tribunal sin ordenar la comparecencia de los medios de pruebas que faltaban por declarar; razón por la cual en aras de la búsqueda de la verdad se aplaza el juicio para el día martes 27-02-2007 a las 10:00 de la mañana, ordenándose librar las citaciones correspondientes, quedando las partes notificadas de la presente decisión de conformidad con lo establecido en el artículo 366 del Código Orgánico Procesal Penal.

Siendo el día y la hora fijados por este Tribunal a los fines de dar continuación al presente juicio este Tribunal procede a realizar un recuento de las audiencia anteriores, y se procedió a verificar si fuera de la sala de juicios, hay expertos y testigos comparecientes al presente acto manifestando el cuerpo de alguacilazgo que no había nadie presente, razón por la cual el Tribunal declara cerrado el lapso de pruebas no sin antes imponer nuevamente al acusado del Precepto Constitucional inserto en el artículo 49 Ordinal 5º de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y este sin juramento expusieron lo siguiente: “Mi nombre es Gerardo Javier Pronio, mi número de cédula es V- 10.044.102, bueno el día de los hechos recibí la llamada del señor Misael quien me solicitó que le hiciera una carrera, yo andaba por la centurión y éste me dijo que estaba por selecciones que fuera a hacerle la carrera y que lo esperara, me estacioné, me bajé, compré el periódico, compre un refresco, al rato baja un muchacho y me dijo que si yo era el taxi que esperaba le dije que si, metió unas cajas y subió nuevamente y bajó otras cajas, le dije que se apurara tenia 15 minutos esperando, ellos bajaron se montaron y arranque y al momento llegaron los funcionarios”. Se sometió al interrogatorio de las partes y a preguntas del Ministerio Público el acusado contestó lo siguiente: “Tenia 15 días conociendo al señor Misael/ le había realizado solo dos carreras una vez a comprar cerveza y otra vez cuando lo lleve a una discoteca/ yo no creo que viva por mi casa, porque cuando le hice la carrera a la discoteca y lo llevé de vuelta lo dejé por Vista Hermosa/ simplemente me llamaba cuando necesitaba que lo llevara, ese día me llamó como a las 9:00 de la mañana/ me preguntó que si podía hacerle una carrera, él me pagaba bien, me dirigí hasta selecciones/ bajaron con todo embalado, bajaron dos veces, primero el flaco con dos cajas y la segunda vez bajaron los dos/ en ese momento porque estaba desempleado trabajaba de taxi/ ese vehículo es de mi hermano/ lo único que observé fue un monitor que llevaba en los brazos el flaco que iba en la parte de atrás y lo demás eran las cajas y las cajas estaban atrás en la maleta embaladas con tirro/ en el vehículo no incautaron arma de fuego/ a mi me bajaron y a las otras dos personas, y es allí cuando nos bajan y le quitan el arma a Misael/ yo ya me dirigía a mi casa cuando el señor me llamó para hacerle la carrera de taxi”. A preguntas de la defensa el acusado contestó lo siguiente: “Si el vehículo tenia identificación/ al momento no tenia anunció de taxi porque al momento en que esperaba llego una persona y me solicito la carrera, y lo quite y lo deje en el tablero del carro porque ya estaba ocupado/ habían transcurrido como 10 minutos, les dije que se apuraran que tenia que hacer un transporte/ cuando nos detienen o me detienen yo les dije que yo simplemente estaba haciendo una carrera prestando un servicio, el mismo gordo Misael se los dijo/ lo que me paro fue el guardia apuntando al carro yo paré el vehículo y venia la señora Manola y otras personas más/ no en ningún momento subí a ningún piso”. A preguntas del Tribunal el acusado contestó lo siguiente: “Creo que consiguió mi número por medio de la novia que vive por mi casa y me imagino que por medio de ella lo obtuvo”.

Una vez escuchada la deposición del acusado este Tribunal declara cerrada la fase de recepción de las pruebas y se le concede el derecho de palabra a la Fiscalía, quien consideró probado el hecho imputado y la responsabilidad penal del Acusado, solicitando sentencia condenatoria. La Defensa por su parte solicitó sentencia absolutoria por considerar que la imputación de la Fiscalía no quedó demostrada en el debate. No hubo réplicas y no estando presente la Víctima, el Tribunal le concede el derecho de palabras al Acusado, quien manifestó: “Me declaro inocente, para ese momento me encontraba desempleado, quería agregar que como se puede pensar que un vehículo plenamente identificado yo le voy a causar un daño a mi hermano”. Seguidamente el Tribunal declara cerrado el debate y convoca a las partes para la lectura de la decisión el día de hoy 27-02-2007 a las 3:30 p.m. Oportunidad en la cual se constituyó y produjo la presente decisión.


CAPÍTULO III
HECHOS ACREDITADOS

Quedó probado que en horas de la mañana del día 22-03-2006, en el Centro Comercial Angostura, ubicado en la Avenida 17 de Diciembre de Ciudad Bolívar, se cometió el delito de robo agravado en perjuicio de la Ciudadana Manola Bustillos Mendoza, propietaria del local comercial Multiservicios Computacionales MB, de donde dos sujetos sustrajeron los siguientes objetos de computación que eran objetos de venta en el referido local.
Quedó igualmente demostrado que en relación a ese hecho fueron detenidos tres personas, siendo una de ellas, el Ciudadano GERARDO JAVIER PRONIO TORRES, quien conducía un vehículo modelo Homet, color rojo.


CAPÍTULO IV
FUNDAMENTOS DE HECHO Y DE DERECHO

Una vez terminada la fase probatoria, habiéndose incorporado los medios de pruebas a través del Principio de Inmediación, los cuales se aprecian conforme a la Sana Critica, de acuerdo al Articulo 22 del Código Orgánico Procesal Penal, se procede a tenor de lo establecido en el artículo 364, numeral 4º eiusdem, concluyéndose en lo siguiente:

La Fiscalía del Ministerio Público acusó por el delito de Robo Agravado, cuyo tipo penal se configura cuando el agente por medio de amenazas a la vida y manifiestamente armada, constriñe al detentor o a otra persona presente en el lugar del delito a que le entregue un objeto mueble o a tolerar que se apodere de éste. Hecho que en la presente causa quedó probado con la declaración de la Ciudadana Manola Bustillos Mendoza, quien bajo de juramento manifestó “…llegué a mi negocio y había una persona esperándome, le dije que esperara un momento que debía hacer unas llamadas, prender los aires y los equipos y que luego lo atendería, lo reconocí porque años atrás él me había comprado un equipo, en lo que yo le abro la puerta y me agacho él me apunta con una pistola … entonces me amarró las manos y los pies con tirro de embalaje y me sentó en una silla en un rincón, sentí que abrieron la puerta y se comenzaron a llevar todo lo que tenía, fueron embalando todo, la segunda persona me dijo no llores si te portas mal el gordo te va a pegar, … cuando sentí la reja y no escuché mas ruido, estaba todo en silencio, me quité el tirro de las manos y los pies y salí corriendo porque habían dejado pegada la llave de la reja por la parte de afuera tal y como yo la había dejado, llegue corriendo a la fiscalía superior donde se que está un funcionarios de la guardia nacional descalza y le dije que me habían atracado y que se habían llevado todos los equipos, …”. Como puede evidenciarse de este testimonio, fue la señora Manola Bustillos la Víctima del Robo Agravado, quien fue sometida con un arma de fuego, cuando se encontraba en su local comercial y luego de ser constreñida bajo amenaza a la vida, se le despojó de equipos de computación con los cuales comercializaba; ésta declaración es totalmente coherente con el testimonio de la Ciudadana Basanta Zerpa Yesenia, quien dijo haber visto a la Víctima, cuando bajó corriendo luego de ser despojada de sus bienes, manifestando entre otras cosas “…estábamos conversando y de repente escuchamos unos gritos y venía una señora gritando, descalza y la señora Claret le pregunta qué te pasa Manola? y ella dijo me terminan de atracar unos tipos..” . De igual manera el Ciudadano Andrés Guarín Mendoza dio certeza de haber observado cuando la Víctima bajó gritando que la habían robado y en tal sentido dijo: “Al rato venía una señora corriendo y gritando que le habían atracado”. Ahora bien adminiculando las tres declaraciones antes citadas a la rendida por los funcionarios de la Policía del Estado Bolívar, Mayerling Torrealba y Francisco Antonio Padrino Hidalgo, quienes fueron contestes en manifestar que en el procedimiento de aprehensión fue incautados equipos de computación, lo cual es compatible con los objetos que le fueron despojados a la Víctima y que constituye el objeto receptor del hecho dañoso; que aún cuando no se incorporó al debate experticia practicada a los objetos en referencia, este órgano sentenciador da por probada la existencia de los mismos, con las declaraciones antes analizadas aunadas a lo expuesto por los Ciudadanos Luis Enrique Rivas Carpio y Danny Alexander Farreras Guevara, quienes fueron los funcionarios que auxiliaron a la señora Manola Bustillos cuando bajó descalza y corriendo luego de haber sido despojada de sus pertenencias; éstos funcionarios fueron contestes en afirmar que vieron bajar a la Víctima manifestando que la habían atracado y luego de brindarle apoyo e interceptar a los sujetos que estaban a bordo de un vehículo color rojo, fue incautado en el interior del mismo unos objetos de computación que fueron reconocidos por la denunciante como los que le habían sustraído. Coincide además éstos dichos con la declaración del Acusado, Ciudadano Gerardo Javier Pronio Torres, quien libre de juramento manifestó que estaba haciendo una carrera que le había solicitado Misael y que bajaron unas cajas y la metieron en su vehículo y observó un monitor que lo colocaron en la parte de atrás del vehículo. De lo antes analizados se evidencia de manera clara y sin lugar a dudas que el robo aludido por la señora Manola Bustillos se produjo y fue ese hecho el que dio origen a la causa que fue debatido y hoy se decide; razón por la cual se da por probado el delito de Robo Agravado.

Habiendo quedado establecido la comisión del hecho punible, corresponde analizar lo relacionado con la autoría y responsabilidad atribuida por la Vindicta Pública al Ciudadano Gerardo Javier Pronio Torres, a quien se le acusó de haber sido cómplice en la comisión del delito; no obstante del cúmulo probatorio no hubo ningún elemento que pudiera sostener la tesis de la Fiscalía, por lo que no se acreditó la culpabilidad del Acusado en el robo agravado cometido en fecha 22 de marzo del año 2006, contra la Ciudadana Manola Bustillos Mendoza.

Contrario a lo imputado por el Ministerio Público, se observa de la declaración de la Ciudadana Basanta Yesenia, quien dijo que iba corriendo detrás del guardia nacional y la señora Manola, pudiendo presenciar cuando el hoy acusado fue interceptado y apuntado con el arma de fuego, respondiendo a preguntas del Ministerio Público “…el señor dueño del carro decía que no tenía nada que ver/ en la parte del copiloto, era visible del tablero el fanal de taxi/ si, estaba visible/ no estaba puesto arriba pero si se veía la luz de taxi…” A preguntas de la Defensa entre otras respuestas dijo “…No presencié persecución de vehículos… salió el guardia, la señora y luego nosotros… el único que hablaba era el piloto y decía que el solo hacia su trabajo, que no tenia que ver con eso, decía que era taxista”. Vinculando éstas expresiones a las de la Víctima, quien dijo en su exposición “…entonces escuché que uno le dijo al otro apúrate que el señor esta impaciente se quiere ir… el señor Pronio era el chofer”; existe una presunción razonable que el acusado estaba laborando como taxista y lamentablemente le fue solicitado sus servicios por los sujetos que ejecutaron el robo en el local comercial de la señora Manola Bustillos; presunción que cobra fuerzas con la declaración del testigo Andrés Guarín Mendoza, quien manifestó: “…vimos un taxi que estaba parado frente a la cafetería y el señor se bajó entró al cafetín y pidió un refresco, el señor Luís le pregunto que si nos podía llevar y el señor le dijo que no podía, que estaba ocupado que esperaba a unas personas y cuando regreso al taxi le arrancó la lengüeta de taxi y la colocó en el tablero”; ésta actitud de desprender el aviso de taxi cuando están ocupados, es frecuente en los taxista conocidos como piratas, por no estar afiliado a alguna asociación de transporte; para de esta manera evitar ser abordado por otros usuarios o ser interceptados por las autoridades de Tránsito Terrestre en los operativos contra la piratería de ese servicio. Asimismo agregó el declarante a preguntas del Ministerio Público “Al rato venía una señora corriendo y gritando que le habían atracado y en eso un Guardia Nacional que venía con ella, le dijo al chofer del taxi quieto… el chofer luego de que lo detuvieran decía que no tenia nada que ver con los hechos…” ; a preguntas de la Defensa entre otras dijo “Si él (refiriéndose al acusado) dijo que no tenia nada que ver con los hechos/ … estaba solo cuando llegó/ no hubo ninguna persecución/ la policía llego en el momento en que ellos iban saliendo …”. A pregunta del Tribunal contestó “Primero habló el taxista diciendo que no tenía nada que ver con los hechos y luego lo esposaron y lo tiraron al suelo”. De igual manera el testigo Luís Ismael Basanta Zerpa, quien era la persona que se encontraba desayunando en compañía del señor Andrés Guarín en el restaurante Le Petit, ubicado en el Centro Comercial donde se produjo el robo, fue conteste en manifestar “…como decía taxi yo le solicito una carrera y me dijo que estaba ocupado y al regresar al vehículo quitó el anuncio de taxi y lo puso en el tablero, en eso un chamo con una caja la metió en el baúl del carro, él y otro se montaron en el taxi y vino un efectivo de la Guardia Nacional y saca una pistola y apuntó al chofer y lo tiró al suelo y lo dejó allí, el señor dijo que él estaba haciendo su función de trabajo…”, A preguntas de la Fiscalía respondió: “…el dueño del vehículo entró y pidió un refresco y le pedimos la carrera… él se bajó solo del vehículo, le quito el fanal de taxi,… el chofer decía yo no tengo nada que ver estoy cumpliendo con mi trabajo…”. A preguntas formuladas por la defensa el testigo contestó: “Llegó el taxista y le pedí la carrera y me dijo que estaba ocupado, quito el fanal de taxi y lo pasó al tablero, …”. Las declaraciones antes analizadas se adminicula a la exposición libre de juramento y apremio rendida por el Acusado, Ciudadano Gerardo Javier Pronio Torres, quien manifestó: “…el día de los hechos recibí la llamada del señor Misael quien me solicitó que le hiciera una carrera, yo andaba por la centurión y éste me dijo que estaba por selecciones que fuera a hacerle la carrera y que lo esperara, me estacioné, me bajé, compré el periódico, compré un refresco, al rato baja un muchacho y me dijo que si yo era el taxi que esperaba le dije que si, metió unas cajas y subió nuevamente y bajó otras cajas, le dije que se apurara tenia 15 minutos esperando, ellos bajaron se montaron y arranque y al momento llegaron los funcionarios…” Se desprende de la declaración dada por el Acusado, que éste se excepciona de la imputación de la Fiscalía y narra el motivo por el cual se encontraba en ese lugar y con los sujetos que cometieron el robo, a bordo de su vehículo; informando al Tribunal que efectivamente se encontraba ejerciendo labores de taxista y vía telefónica le fue solicitado sus servicios. De igual forma dijo que su hermano era el propietario del vehículo; que además tenía identificación de taxi pero para ese momento se lo había quitado por cuanto estaba ocupado. Esta declaración el Tribunal le da pleno valor probatorio por ser totalmente conteste y coherente con los testimonios expuestos en el debate.

Ahora bien, haciendo un ejercicio lógico con las declaraciones previamente analizadas y en uso de las máximas de experiencias, es fácil pensar que si no hubo persecución del vehículo, como lo dijo Luis Enrique Rivas Carpio y Danny Alexander Farrera, quienes fueron los funcionarios que como ya se dijo, acudieron en auxilio de la Víctima, a pocos momentos de haberse cometido el hecho y cuyas declaraciones constan en el capítulo II del presente texto; es sencillamente, porque el chofer de manera normal iba a marcharse del lugar como generalmente lo hace una persona que se encuentra realizando su labor de taxista sin tener nada que temer y en total desconocimiento de lo que sus pasajeros habían hecho; de igual forma se obtiene que el Acusado desde el inicio del proceso manifestó que estaba cumpliendo su función de taxista que no tenía nada que ver con los hechos; así lo manifestó el funcionario policial, Francisco Padrino, quien actuó como funcionario aprehensor, cuya declaración consta en el capítulo II de la presente sentencia; respondiendo a preguntas del Ministerio Público y la Defensa que el Acusado dijo que andaba solo, que esos objetos no eran de él, que estaba haciendo una carrera; dicho que consigue apoyo en lo expuesto por la funcionaria de la Policía del estado Bolívar Mayerling Torrealba, quien a preguntas de la Defensa respondió “…uno de los sujetos manifestó que el señor le estaba haciendo una carrera”, cuyo dicho goza de credibilidad por quien aquí decide, ya que es poco creíble que una persona determinada para cometer un hecho delictivo utilice su propio vehículo o el de un familiar tan cercano como lo es un hermano para cometerlo; ya que es lógico deducir que sería de fácil localización y es evidente que quien delinque siempre procura evadir la justicia; razón por la cual el presente fallo deviene en absolutorio y así se deja establecido.-



CAPÍTULO V
DISPOSITIVA

Por todas las razones antes expuestas, este Tribunal Primero en Función de Juicio del Circuito Judicial Penal del estado Bolívar con Sede en Ciudad Bolívar, administrando justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la ley, de conformidad al artículo 366 del Código Orgánico Procesal Penal, ABSUELVE al Ciudadano GERARDO JAVIER PRONIO TORRES, venezolano, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad Nº 10.044.102, domiciliado en el Barrio Negro Primero, calle Urimán, casa N° 15, ciudad Bolívar, estado Bolívar, y como consecuencia de ello decreta el cese de la medida cautelar que pesa sobre el prenombrado Ciudadano, quedando en libertad plena.

Se exonera de costas al Ministerio Público de conformidad al artículo 26 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Remítase la presente causa al Tribunal de Ejecución en la oportunidad legal correspondiente.-

Dada, firmada y sellada a los veintisiete (27) días del mes de febrero del año dos mil siete.-

JUEZ PRIMERO DE JUICIO

ABOG. SANDRA YURISMA AVILEZ
SECRETARIA DE SALA

ABOG. SOFIA RENDON LUGO

FP01-P-2006-607
SYA/srl
22022007